Cómo Podemos Construir Nuestro Templo Interno

Muchas veces hacemos caridad, pero en realidad damos sólo lo que nos sobra, ayudamos al prójimo mientras no nos incomode, mientras no nos moleste o no nos duela. Más de una vez hacemos la vista gorda ante la miseria humana, pasamos junto a un mendigo sin inmutarnos inmutamos y aun así exigimos un cambio en el mundo, es más, nos creemos parte esencial del cambio en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.