Falta de discernimiento: la destrucción de las virtudes

La virtud es la piedra angular de la felicidad. Solo podemos ser felices si basamos nuestra existencia en las virtudes esenciales de la vida y la primera de estas es la capacidad de discernimiento.